ERTES COVID, las claves de su continuidad

Los delitos que podemos cometer a través de las redes sociales
30 septiembre, 2021
Intereses usurarios en las tarjetas revolving
12 octubre, 2021
Ver todo

ERTES COVID, las claves de su continuidad

La crisis provocada por el denominado Covid-19, ha tambaleado las estructuras de la sociedad actual a nivel global tanto en el plano personal de cada uno de nosotros como en el ámbito laboral de muchísimos ciudadanos. Aquello que parecía estable, que daba tranquilidad a nuestras vidas, de repente se volvió voluble, endeble.

Para combatir esa realidad el Real Decreto Legislativo 8/2020 articuló los denominados Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTES) por fuerza mayor, los cuales se convirtieron en ERTES por impedimento o limitación vigentes hasta el 30/09/2021 y a día de hoy se pueden seguir aplicando desde el 01/11/2021 hasta el próximo 28/02/2022.

La motivación de los ERTES por impedimento o limitación es la existencia de medidas de contención sanitaria que adopten las autoridades competentes entre el 01/11/2021 y el 28/02/2022. En este caso y si su empresa estaba acogido a un ERTE para seguir haciéndolo debe solicitar su prórroga.

El procedimiento para la solicitud de un ERTE es el estipulado en el Estatuto de los Trabajadores –Art. 47.3-, la cual partirá de la petición de la empresa, acompañada de los medios de prueba que estime necesarios y simultánea comunicación a los representantes legales de los trabajadores. La autoridad laboral dictará resolución en el plazo de cinco días hábiles, limitándose a constatar la existencia de la fuerza mayor alegada por la empresa, siendo en este caso el silencio positivo.

Para el supuesto de las solicitudes de prórroga para aquellas empresas que ya lo venían aplicando, el plazo de solicitud era hasta el 15 de Octubre, en el caso de no haberlo solicitado las empresas afectadas por nuevas medidas de contención sanitaria que se adopten entre el 01/11/2021 y el 28/02/2022 deberán solicitar un ERTE COVID por fuerza mayor por impedimento o por limitación por los trámites del Art. 47.3 ET. Y para el caso de que las medidas de contención sanitaria se endurezcan o flexibilicen y por tanto la fuerza mayor varíe de limitación a impedimento o viceversa, se mantiene la posibilidad de que la empresa pueda autogestionar el tránsito de una medida a otra.

Además, para el supuesto de que a fecha 31/10/2021 las empresas que estén aplicando un ERTE por fuerza mayor quieran pasar a un ERTE ETOP (por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción), deberán aplicar el procedimiento especial y de interlocución social del art. 23 RDL 8/2020, retrotrayéndose los efectos a la fecha de la finalización del ERTE por fuerza mayor.

Entre las medidas que condicionan los ERTE se encuentra el compromiso por parte de las empresas de mantenimiento del empleo durante seis meses. Si la empresa ya estaba afectada por este compromiso el mismo se mantendrá, si se accede a nuevas exoneraciones, el compromiso estará vigente desde que se reanude la actividad y si está vinculada por un compromiso anterior, los seis meses se iniciarán al día siguiente a que finalicen los 6 meses del compromiso previo.

Como medidas más significativas para las empresas: se mantiene la limitación de despedir por “causas empresariales” relacionadas con el COVID; la suspensión de la duración de los contratos temporales de las personas trabajadoras afectadas por un ERTE COVID; la prohibición de subcontratación; la prohibición de realizar horas extraordinarias; se mantienen los límites sobre reparto de dividendos y el acceso a estas ayudas por parte de empresas domiciliadas en paraísos fiscales y se prorroga el plan “MECUIDA”, por el que se contemplan medidas de conciliación familiar y laboral con motivo del COVID-19.

Como medidas más significativas para los trabajadores, en lo que se refiere a la prestación por desempleo: hasta el 28/02/2022 sigue sin exigirse un periodo mínimo de ocupación cotizada para tener derecho a la prestación por desempleo; se mantiene la cuantía de la prestación por desempleo en el 70% de la base reguladora hasta el 28/02/2022 y será la empresa la que presente la solicitud colectiva de prestación por desempleo en la página del Servicio Público de Empleo en el plazo de 15 días hábiles siguientes al 1/11/2021, o a la fecha de la notificación de la resolución expresa de la autoridad laboral aprobando la prórroga, o del certificado acreditativo del silencio administrativo, en caso de que sea posterior al 01/11/2021. En cuanto al consumo de días de paro por permanecer en ERTE derivado del COVID, dicha circunstancia no consumía los días de paro generados hasta el 30/09/2020, por lo que al prorrogarse los ERTE desde el pasado 01/10/2020, las personas que permanezcan en ERTE sí consumirán días de paro.

Finalmente, y como novedad introducida por la última prórroga de los ERTE hasta febrero de 2022, nos encontramos que para la obtención de las exenciones en la cotización a la Seguridad Social, las empresas cuyo expediente de regulación sea prorrogado y aquellas que se encuentren en alguna de las situaciones limitativas previstas, tendrán que desarrollar acciones formativas para cada una de las personas afectadas por el ERTE entre el 1 de noviembre de 2021 y el 28 de febrero de 2022, destinadas a la mejora de la empleabilidad de los trabajadores afectados y con el límite para su ejecución el 30 de junio de 2022, pudiendo alcanzar un máximo de exoneración del 80% para los ERTES por limitación de actividad y del 100% en ERTES por impedimento.

Se trata de una cuestión muy amplia y con diferentes matices imposibles de plasmar en un artículo, por lo que le recomendamos que si su empresa se encuentra inmersa en dicha situación y tiene dudas de si puede acogerse a las nuevas medidas, consulte con nosotros, analizaremos su caso concreto y le asesoraremos sobre las diversas alternativas de las que dispone.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *