Intereses usurarios en las tarjetas revolving

ERTES COVID, las claves de su continuidad
7 octubre, 2021
¿Si eres empresario sabes cómo afrontar una causa penal dentro de una relación laboral?
19 octubre, 2021
Ver todo

Intereses usurarios en las tarjetas revolving

Desde hace tiempo las entidades bancarias han realizado publicidad de manera muy comercial respecto de un de tipo de tarjeta de crédito bastante particular, en la que todas las adquisiciones y pagos efectuados con ella se aplazan junto con sus intereses, son las tarjetas “revolving”.

En principio, la idea es bastante atrayente, permiten pagar a plazos y hacer uso de un crédito disponible limitado que se va renovando una vez se van pagando las deudas. El cliente es el que decide cómo hacer frente a estos pagos, es decir, si lo hace con una cantidad fija al mes o ir pagando un porcentaje de la deuda cada mes. La principal ventaja o el “gancho” que utilizan es que es el cliente el que señala la cuota a pagar cada mes.

Los principales atractivos de estas tarjetas son que no tienen comisión de emisión ni de renovación anual, e incluso fijan incentivos para su uso, como por ejemplo, la devolución de un porcentaje de las compras que se realicen con ellas.

Llegados a este punto, debemos poner de manifiesto que existe una especie de “trampa” en este tipo de contratos, incluyen unos intereses abusivos, con unos tipos aplicables que varían entre un veinte o treinta por ciento (mucho más altos que los marcados por el Banco de España para este tipo de créditos), esto hace que el cliente nunca llegue a pagar la totalidad de la deuda pendiente, ésta siempre irá en aumento, por los aplazamientos de pagos y no hará más que sumir al cliente en un estado de deuda continua.

La Sentencia del Tribunal Supremo nº 628/2015 de fecha de 25 de Noviembre, fue pionera en cuanto a la fijación de criterios y doctrina para determinar si los intereses aplicados a este tipo de contratos son usurarios o no. En este caso anuló una línea de crédito al 24,6% por ser “más del doble del interés medio de los créditos”.

Cabe señalar también, que no sólo se le aplican al consumidor unos tipos de interés realmente excesivos, sino que también, existe falta de información por parte de las entidades financieras de los riesgos de la contratación de este tipo de contratos ni de las comisiones que pueden cobrar.

El 2 de Enero de 2021 entraba en vigor la Orden Ministerial que regula las tarjetas revolving, el principal objetivo de esta norma es dar mayor claridad y transparencia a la comercialización de este tipo de productos financieros. Es importante destacar que ahora se exige a las entidades bancarias que se efectúe un estudio previo de solvencia del cliente y la obligación de informar en todo momento del estado del contrato.

Las principales novedades que aporta la Orden Ministerial son las siguientes:

  1. La obligatoriedad a mencionar la modalidad de pago establecida, señalando el término “revolving”.
  2. Si el contrato prevé la capitalización de cantidades vencidas, exigibles y no satisfechas.
  3. La oportunidad de modificación por parte del cliente de la modalidad de pago establecida.
  4. Un ejemplo representativo de la cantidad a financiar con alguna alternativa de financiación a mayores en función de la cuota mínima para poder llegar a fin de contrato.
  5. La información del contrato se le hará llegar al cliente con anterioridad a la firma del mismo.
  6.  Con antelación a la firma del contrato, la entidad proporcionará al cliente la asistencia señalada en el artículo 11 de la Ley 16/2011, de 24 de junio de Crédito al Consumo.


¿Cómo sé que tengo una tarjeta revolving?

Para poder comprobar que tu tarjeta es revolving, deberás revisar los recibos recibidos por parte de la entidad financiera o el contrato firmado inicialmente y revisar el tipo de interés (T.A.E o Tasa Anual Equivalente) que está aplicado a su contrato. No existe una cantidad fija para poder certificar que sea una tarjeta así, no obstante y revisando la jurisprudencia actual referente a este tipo de asuntos, podemos decir que si ese interés supera el 22%, es una tarjeta revolving y con ello podemos reclamar los gastos excesivos que nos ha producido.

¿Qué podemos reclamar de las tarjetas revolving?

Podemos reclamar la nulidad del contrato de este tipo de tarjetas de crédito y la devolución de los intereses que se hayan pagado. Desde Víctor López Rodríguez Abogados le sugerimos que si se encuentra en una situación de estas características, puede contactar con nosotros para solucionarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *