El derecho a la desconexión digital. ¿Conoce su obligatoriedad?

¿Qué responsabilidad tiene un administrador de una sociedad de capital por deudas sociales?
28 abril, 2022
Ver todo

El derecho a la desconexión digital. ¿Conoce su obligatoriedad?

Terminadas recientemente las vacaciones de Semana Santa y cuando apenas restan dos meses para el inicio de la época estival, período por excelencia de disfrute de las vacaciones para casi todos los trabajadores, queremos abordar en el presente artículo en qué consiste el derecho a la desconexión digital y cómo debemos garantizar que nuestras empresas implementen aquellas medidas necesarias para su cumplimiento.

   Por empezar por el origen, lo primero sería pensar que dicho derecho nace con el auge de las nuevas tecnologías y que por tanto se trata de una cuestión novedosa, nada más lejos de la realidad, puesto que el derecho al descanso se cimenta en la normativa comunitaria desde hace más de diez años –Art. 31 de la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, de 12 de diciembre de 2007 y la Directiva 2003/88/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 4 de noviembre de 2003

  El impacto de la reciente pandemia sobre el mercado laboral y la implantación del teletrabajo lejos de ser un modelo de flexibilidad laboral que permita la conciliación personal y familiar, ha descubierto un complemento a la carga de trabajo de los trabajadores con el requerimiento de tareas fuera de su tiempo de trabajo, por vía telefónica o e-mail, bien del propio empresario, de los compañeros, o clientes  y que asumen informalmente sea el lugar que sea y sea la hora que sea, muchas veces sin compensación.

  Pues bien, ante esta realidad y pese a que se trata de una cuestión que ya contemplaba la Ley de Protección de Datos de 2018, es la Ley de Trabajo a distancia la que refuerza dicho derecho mediante la obligación empresarial de garantizar la desconexión limitando el uso de los medios tecnológicos de comunicación empresarial durante los periodos de descanso y respetar la duración máxima de la jornada.

  Y para garantizar el ejercicio efectivo del derecho a la desconexión y el descanso, ya son muchos los convenios y acuerdos colectivos que lo regulan de manera que dichas medidas queden plasmadas como un derecho efectivo más, pero aún son más los convenios que no lo contemplan dando lugar a una falta de aplicación.

   En España, la Inspección de Trabajo en 2019 desveló su criterio técnico sobre el cumplimiento de jornada mediante el establecimiento de un registro diario del horario laboral que puede ser documentado por medios electrónicos o informáticos y que estará a disposición de trabajadores, sus representantes legales y los inspectores de trabajo.

   El mero envío de comunicaciones por parte de la empresa es sancionable sin una instrucción expresa de que no hay obligación de responder fuera de la jornada de trabajo. La Inspección establece como infracción grave la vulneración de los límites legales o pactados en materia de tiempo de trabajo, fijando una sanción que oscila entre 626 y 6.250 euros. Lo único que eximiría a la empresa de una sanción, sería que “la empresa dejara claro, por cualquier mecanismo, que esas comunicaciones tienen que responderse en horario de trabajo”. La sanción o despido por ejercer el derecho a la desconexión digital no pone de acuerdo a los juristas a la hora de calificar la decisión de la empresa como nula o improcedente.

    Aunque la Jurisprudencia irá consolidando la regulación de este derecho, en principio el despido por el ejercicio del derecho a la desconexión se califica como improcedente por carecer de causa justificativa. Pero, cuidado, porque podría llegar a ser nulo si se conecta con el ejercicio de derechos fundamentales, y se enmarca en la reacción empresarial frente al cumplimiento de medidas de conciliación de la vida familiar y profesional, reducción de jornada por cuidado de hijos, maternidad u otras razones que pudieran poner en juego el derecho a la no discriminación.

   Es más, si un trabajador reclamara su derecho a ejercer la desconexión digital y el empleador le sanciona o incluso le despida después de dicha petición, esa acción con casi total seguridad podría ser nula por vulneración de la garantía de indemnidad del trabajador.

   Expuesto lo anterior, es relevante a nivel empresarial, en primer lugar, poner en manos de sus asesores laborales, el marco normativo que regula su sector y conforme al mismo, a continuación, establecer un protocolo de actuación sobre desconexión digital o bien seguir las pautas que el convenio colectivo aplicable establezca si ya se encuentra regulado.

  Si tiene dudas sobre cómo le puede afectar a su empresa dicha normativa consúltenos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *