El cierre empresarial de hecho.
¿Qué puedo hacer para cobrar la deuda?

Atención emprendedores, puesta en marcha de la ley “crea y crece”
23 septiembre, 2022
Planes de pensiones: una verdad incómoda
28 septiembre, 2022
Ver todo

El cierre empresarial de hecho.
¿Qué puedo hacer para cobrar la deuda?

El supuesto de hecho que aquí se analiza es más habitual en el tráfico mercantil de lo que pudiéramos imaginar (Ejemplo: Cliente/Sociedad que adquiere nuestros productos y servicios con el que existe una relación empresarial fluida pero que sin previo aviso nos encontramos que cierra habiendo dejado una deuda en nuestro patrimonio) y por ello debemos conocer aquellas posibilidades jurídicas para tratar de hacer efectivo el cobro de la deuda pendiente.

Tomando como punto de partida que el cliente/deudor no tenga patrimonio suficiente para hacer frente al pago de la deuda se debe explorar la posibilidad de derivar la responsabilidad, y por tanto aumentar las posibilidades de pago, hacia la figura del Administrador de esa sociedad que cerro de hecho.

Para explorar esta posibilidad resulta relevante la STS 472/2016, de 13 de julio -Sentencia de Pleno de la Sala 1ª del Tribunal Supremo- que fijó doctrina con relación a varios extremos relevantes de la responsabilidad de los administradores sociales por el cierre de hecho de la sociedad, exigida mediante el ejercicio de una acción individual por daños.

El cierre de hecho puede generar la responsabilidad del administrador frente a terceros

Esta resolución considera posible el ejercicio de la acción individual de estos supuestos de cierre de hecho cuando el ilícito orgánico (incumplimiento de la obligación del administrador) incida directamente en la insatisfacción del crédito del acreedor. Es indudable que el incumplimiento de los deberes legales relativos a la disolución de la sociedad y a su liquidación ordenada, constituye un ilícito orgánico grave del administrador y, en su caso, del liquidador.

Para que en estos casos prospere la acción individual no basta con que la sociedad hubiera estado en causa de disolución y no hubiera sido formalmente disuelta, sino que es preciso que concurra algo más. Ese plus consiste en que, de haberse realizado la correcta disolución y liquidación, sí hubiera sido posible al acreedor hacerse cobro de su crédito, total o parcialmente, es decir, que el cierre de hecho impidió el pago del crédito.

En cuanto a la CARGA DE LA PRUEBA establece la STS 129/2017, de 27 de febrero que cuando un acreedor ejercita la acción individual de responsabilidad contra el Administrador Social para reclamar la indemnización del daño consistente en la falta de cobro de su crédito por el cierre de hecho de la sociedad deudora, debe atribuirse a dicho Administrador la carga de la prueba de aquellos hechos respecto de los que tiene mayor facilidad probatoria. Desde Víctor López Rodríguez Abogados te ayudamos a tomar decisiones, tanto si eres acreedor como si eres el empresario que tiene que proceder al cierre de su negocio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *