¿Qué debo tener en cuenta en la sucesión de la empresa familiar?

Las 10 novedades laborales del 2024
22 enero, 2024
¿Qué es la desheredación? ¿Cuáles son las causas por las que el testador puede desheredar?
22 febrero, 2024
Ver todo

¿Qué debo tener en cuenta en la sucesión de la empresa familiar?

Problema de la sucesión en la empresa familiar

Dentro de las cuestiones fundamentales que afectan a la empresa familiar una de ellas es la CONTINUIDAD. Desde el punto de vista estadístico se demuestra que solamente sobreviven a la sucesión un 30% de las empresas familiares y, de las que sobreviven sólo la mitad llega a tercera generación.

Conocida es la expresión que señala “el abuelo la funda, los hijos la debilitan y los nietos la entierran”.

Atendiendo a lo anterior es necesario poner el foco en el problema de la continuidad debiendo diagnosticar y adoptar medidas. En esa labor de diagnóstico debemos conocer cuáles son los problemas habituales que comprometen la viabilidad sucesoria, en concreto:

     .- FALTA DE VOLUNTAD DE LOS POSIBLES SUCESORES.

     .- FALTA DE CUALIFICACIÓN DE LOS POSIBLES SUCESORES.

     .- DEFICITARIA PLANIFICACIÓN DEL TRASPASO.

     .- RETRASAR DEMASIADO LA SUCESIÓN.

La solución para las dos primeras causas nos debe llevar a buscar la solución en el ámbito interno de la familia (Ejemplo: Fomentando la cultura corporativa-familiar, transmisión de la labor que la empresa tiene para la sociedad, cultura del esfuerzo-formación para aportar mano de obra cualificada que se implemente en el servicio o producto que genera la empresa….etc), es decir, hacer atractiva la empresa familiar a los sucesores.

Poco atractiva se hace si los posibles sucesores, a pesar de la rentabilidad de la empresa, perciben negatividad, mal humor, problemas…etc.

En cambio la solución para los dos restantes problemas que afectan a la continuidad se deben atacar desde la dirección de la empresa utilizando aquellas herramientas que nos permite nuestro ordenamiento jurídico como son el Protocolo Familiar -Pactos Sucesorios- y el Testamento, dentro de los inconvenientes/límites (Ejemplo: Prohíbe que por Testamentos se puedan celebrar contratos que tengan por objeto la futura herencia, el Testamento es revocable y el Pacto Sucesorio no si no existe acuerdo unánime de los intervinientes) que establece nuestro Derecho Civil a la aplicación de estas herramientas.

Clases de pactos sucesorios

Conceptualmente el PACTO SUCESORIO debe ser concebido como un negocio jurídico bilateral, mortis causa -despliega efectos por la muerte del causante- aunque pueden otorgarse inter vivos, que produce sus consecuencias respecto de la herencia de la persona, es todo pacto que se refiere a materia sucesoria.

Dentro de las diversas clasificaciones que se pueden realizar resulta aceptable la siguiente:

     1º.- Pactos de suceder, positivos o adquisitivos. En estos pactos una de las partes acuerda su sucesión con otra parte, que la acepta, momento en que resulta vinculante lo ordenado para quien lo hizo.

      2º.- Pactos de no suceder o de renuncia. Uno de los otorgantes renuncia a los derechos que le pudieran corresponder en la sucesión del causante. Una vez que la renuncia es aceptada, es vinculante para el renunciante. Reconocidos en los derechos forales.

     3º.- Pactos dispositivos sobre la sucesión de un tercero.

Capacidad y forma

En cuanto a la FORMA es la exigida para los negocios jurídicos inter vivos y no la de los testamentos.

Respecto de la CAPACIDAD pueden contratar todas las personas que tengan capacidad para ello.

Efectos

Debemos distinguir los efectos si son antes o después de la sucesión.

    1º.- ANTES DE ABRIRSE LA SUCESIÓN.

     .- Los únicos pactos sucesorios admitidos son los de donaciones y los relativos a las mejoras.

     .- Las partes quedan vinculadas, pero la vinculación sólo afecta a los bienes que el causante deje a su fallecimiento, de modo que podrá disponer libremente por actos entre vivos de buena fe, generalmente a título oneroso; a título gratuito, solo para regalos módicos.

       .- La persona favorecida con el causante de la futura sucesión tiene un derecho adquirido en firme, aunque no podrá hacerlo efectivo hasta que la herencia se haya deferido.

       .- Este derecho del favorecido es transmisible a sus herederos, excepto cuando se haya convenido la sobrevivencia de aquel.

     .- Pacto sucesorio entre los futuros esposos. Puede implicar una institución de heredero o el ordenamiento de un legado a favor de uno de los futuros consortes.

     .- Pacto sobre el tercio de mejora.

     2º.- DESPUÉS DE ABRISE LA SUCESIÓN.

    .- Aunque el beneficiado deba considerarse heredero, no habrá de aceptar la herencia ya que quedó aceptada al contratar. Pero parece que puede recurrir al beneficio de inventario, para limitar su responsabilidad, según la situación del caudal.

     .- El contrato sucesorio tiene eficacia revocatoria de testamentos anteriores si su contenido es incompatible con lo convenido.

     .- Igualmente será ineficaz el testamento otorgado después del contrato que no respete la vinculación del causante resultante del contrato. Aunque podrá testar respecto de la parte de la herencia no afectada.

      .- Desde luego, el contrato será ineficaz en cuanto perjudique derechos legitimarios de otras personas.

Pactos sucesorios y protocolo familiar

El PROTOCOLO FAMILIAR persigue, entre otros objetivos, facilitar el problema del relevo generacional resultando un INSTRUMENTO que procura situar el interés de la empresa por encima del de los intereses individuales y, para ello, establece reglas relativas a muchos aspectos que pueden afectar a la empresa, en unas ocasiones con contenido jurídico y otras no.

Dentro de las cláusulas más habituales se encuentra lo siguiente:

    .- Creación de un Consejo de Familia.

    .- Transmisión de participaciones.

    .- Acceso de los miembros de la familia a la empresa.

    .- Definir los puestos de responsabilidad en la gestión y gobierno.

    .- Delimitar políticas de financiación y dividendos.

    .- Regular la transmisión de participaciones.

    .- Crear fondos internos de autofinanciación.

    .- Incentivar el interés familiar por la empresa.

De esta forma el Protocolo Familiar es un instrumento de autorregulación del grupo familiar en aquellas cuestiones que le son de interés y que pueden tener trascendencia para el futuro de la familia.

El Protocolo Familiar surge por la clara insuficiencia del testamento para regular la sucesión de la empresa, dado su carácter revocable, ya que esa posibilidad de revocabilidad no proporciona ninguna seguridad a las personas que están llamadas a suceder al empresario.

Conclusión

  • Los pactos sucesorios pueden ser una alternativa o complemento al testamento en la declaración de voluntad para resolver el problema de la transmisión de la empresa familiar.
  • El testamento es un acto unilateral, donde sólo se contempla la declaración de voluntades del otorgante que, por otra parte, puede cambiar de criterio en cualquier momento.
  • El pacto es un acuerdo de voluntades por lo que se garantiza la eficacia de la transmisión, ya que el pacto solamente puede ser modificado por el concurso de ambas voluntades, lo que supone un estímulo para el que sabe de con antelación que va a ser heredero.

La sucesión empresarial es un hito relevante que por una mala planificación puede hacer peligrar la viabilidad de la empresa. Por ello es necesario analizar con su Asesor/Abogado la situación para organizar el relevo generacional sin que la compañía sufra quebrantos en su quehacer diario, cuestión que realizamos en VÍCTOR LÓPEZ RODRÍGUEZ ABOGADOS Y ALALZA ASESORES.

Comments are closed.