Recuperar el IVA de facturas impagadas

Monitorio Europeo: reclamar deudas europeas desde España
9 septiembre, 2015
El derecho del socio marginado
11 septiembre, 2015
Ver todo

Recuperar el IVA de facturas impagadas

La Ley 37/1992 del IVA (modificada por  Ley 28/2014 de 27 noviembre 2014) establece la posibilidad de recuperar el IVA repercutido en aquellas facturas total o parcialmente incobrables. Así la Ley establece que la base imponible podrá reducirse proporcionalmente cuando los créditos correspondientes a las cuotas repercutidas por las operaciones gravadas sean total o parcialmente incobrables.

Un crédito se considerará total o parcialmente incobrable cuando reúna las siguientes condiciones:

  • Que haya transcurrido un año desde el devengo del Impuesto repercutido sin que se haya obtenido el cobro de todo o parte del crédito derivado del mismo: Si el titular del derecho de crédito cuya base imponible se pretende reducir es un empresario o profesional cuyo volumen de operaciones no ha excedido durante el año natural inmediato anterior de 6.010.121,04 euros, el plazo  podrá ser de 6 meses o un año
  • Que esta circunstancia haya quedado reflejada en los Libros Registros exigidos para este Impuesto
  • Que el destinatario de la operación actúe en la condición de empresario o profesional, o, en otro caso, que la base imponible de aquélla, Impuesto sobre el Valor Añadido excluido, sea superior a 300 euros
  • Que el sujeto pasivo haya instado su cobro mediante reclamación judicial al deudor o por medio de requerimiento notarial al mismo, incluso cuando se trate de créditos afianzados por Entes públicos.

 Cuando se trate de las operaciones a plazos resultará suficiente instar el cobro de uno de ellos mediante reclamación judicial al deudor o por medio de requerimiento notarial al mismo para proceder a la modificación de la base imponible en la proporción que corresponda por el plazo o plazos impagados.

En el caso de créditos adeudados por Entes públicos, la reclamación judicial o el requerimiento notarial se sustituirá por una certificación expedida por el órgano competente del Ente público deudor de acuerdo con el informe del Interventor o Tesorero de aquél en el que conste el reconocimiento de la obligación a cargo del mismo y su cuantía.

La modificación deberá realizarse en el plazo de los tres meses siguientes a la finalización del periodo de seis meses o un año y comunicarse a la Agencia Estatal de Administración Tributaria en el plazo de un mes.

Asimismo debemos tener en cuenta que, en determinados casos no procederá la solicitud de devolución del impuesto ni, consecuentemente, la modificación de las facturas, tales como:

  1. Créditos que disfruten de garantía real, en la parte garantizada
  2. Créditos afianzados por entidades de crédito o sociedades de garantía recíproca o cubiertos por un contrato de seguro de crédito o de caución, en la parte afianzada o asegurada.
  3. Créditos entre personas o entidades vinculadas
  4. Créditos adeudados o afianzados por Entes públicos
  5. Cuando el destinatario de la operación esté establecido fuera del territorio de aplicación del impuesto, Ceuta, Melilla o Canarias.

     Finalmente en el caso de que el deudor se encuentre en situación de Concurso de Acreedores la Ley del IVA, con la reforma de la Ley 28/2014, de 27 de noviembre, amplía en la práctica de 1 a 3 meses el plazo para poder realizar la modificación de la base imponible.