¿Compraste bonos del Banco Popular? Ahora puede recuperar tu dinero

Nos quitamos la corbata… hasta septiembre!!
28 julio, 2016
¿Responde el apoderado de las deudas de la sociedad?
21 septiembre, 2016
Ver todo

¿Compraste bonos del Banco Popular? Ahora puede recuperar tu dinero

Muchas personas adquirieron a partir del año 2009 bonos del Banco Popular, posteriormente canjeados por acciones. Los Tribunales están condenando al banco a devolver el dinero invertido.

A raíz de la sentencia que Tribunal Supremo dictó en junio de este año, se suceden las sentencias de Juzgados y Tribunales que estiman las demandas de los afectados frente al banco.

Un nuevo producto tóxico:

Los bonos convertibles del Banco Popular fueron un producto que se comercializó entre pequeños ahorradores clientes del banco, que fue presentado como un depósito a plazo fijo cuando en realidad se trataba de un producto complejo y de riesgo.

Durante un tiempo la inversión generó unos rendimientos y posteriormente los bonos fueron obligatoriamente canjeados por acciones, lo que ocasionó que los clientes perdieran gran parte de sus ahorros.

Nos encontramos ante un nuevo producto tóxico con un gran número de perjudicados a los que los Tribunales están dando la razón.

El banco no informó de los riesgos:

Las sentencias declaran la nulidad de los contratos bancarios de suscripción de los bonos y de su posterior canje por acciones debido al incumplimiento normativo y a la falta de información que se suministró a los clientes. En este tipo de productos complejos, la normativa bancaria exige una información muy detallada y precisa sobre los riesgos que se asumen con la contratación, en este caso de los bonos convertibles.

Esta falta de información supuso que la mayor parte de los inversores, clientes del banco, adquiriesen los bonos pensando que compraban un producto seguro sin conocer en realidad el riesgo que estaban asumiendo.

La gran mayoría de los casos se están resolviendo a favor de los consumidores afectados ya que en este tipo de asuntos corresponde probar al banco que facilitó la información a la que estaba obligado.

La consecuencia de estas sentencias es que el banco debe devolver el dinero invertido más los intereses legales. Final feliz para todos los afectados.