Cadena Alimentaria: inspecciones sobre el cumplimiento de la Ley

Cláusula Suelo en subrogaciones hipotecarias
25 octubre, 2015
¿Eres uno de los afectados del Fraude de Volkwagen? Te damos algunos consejos
29 octubre, 2015
Ver todo

Cadena Alimentaria: inspecciones sobre el cumplimiento de la Ley

El Ministerio de Agricultura va a iniciar una campaña de inspecciones para comprobar si las bodegas cumplen con la Ley de la Cadena Alimentaria:

En anteriores entradas de este blog ya advertimos de la importancia de tener firmados contratos en los que se recojan los precios y los plazos de pago (en este caso de la uva).

¿Cuál es el plazo de pago de los contratos?:

La citada Ley de la Cadena Alimentaria obliga a firmar contratos entre las bodegas y los proveedores de uva que respeten los plazos de pago de la Ley de la Morosidad, es decir, 30 días desde la entrega.

Esta obligación supuso todo un terremoto en el sector, ya que las bodegas tradicionalmente pagaban a los agricultores muchos meses después de terminar el proceso de recepción de la uva.

A raíz de la entrada en vigor de esta norma, las bodegas han interpretado que los pagos, en cumplimiento de la misma, deben articularse en dos momentos:

  1. Una parte del precio a los 30 días de la última entrega de uva por parte del agricultor a la bodega
  2. El resto del precio a los 30 días de la comunicación del Consejo Regulador de que la uva ha sido amparada por la denominación de origen, pues hasta ese momento no puede considerarse entregado el producto con plenos efectos jurídicos

Habrá que esperar a conocer cuál es el criterio de los técnicos del Ministerio de Agricultura, confiando en que coincida con el que viene siendo aplicado por las bodegas, y no de lugar a sanciones.

Sanciones a quien incumpla:

La Ley castiga duramente a las empresas (en este caso, bodegas) que no tengan firmados contratos con sus proveedores.

Las multas pueden llevar sanciones de 3.000€ por cada incumplimiento de contrato, de tal forma que una bodega que no tenga los contratos en regla podría ser sancionada con 3.000€ por cada proveedor sin contrato.

La importancia de este asunto aconseja disponer de un correcto asesoramiento jurídico que revise todo el proceso de contratación de la bodega para así poder dormir tranquilo en un futuro.