5 claves para negociar un aplazamiento de pago

El preconcurso, una herramienta útil
27 septiembre, 2016
Contrato de coberturas y permutas financieras (Swaps): todavía estás a tiempo de recuperar tu dinero
14 noviembre, 2016
Ver todo

5 claves para negociar un aplazamiento de pago

Si un cliente te pide un aplazamiento de pago debes tener presente los siguientes consejos.

Las consecuencias de la crisis económica llevan a muchas empresas a tener que solicitar aplazamientos de pago a sus proveedores. En muchos casos nos encontramos con facturas impagadas, recibos bancarios no atendidos por dificultades de tesorería que exigen una renegociación de la deuda.

Si uno de estos clientes llama solicitando facilidades de pago y queremos evitar un problema futuro debemos tener las siguientes precauciones.

1. Los acuerdos, por escrito.

Las palabras se las lleva el viento. Cualquier modificación de las condiciones de pago pactadas en su momento deben recogerse por escrito en un documento firmado por ambas partes, por sencillo que sea. Esto dotará de seguridad a nuestra empresa para el caso de que haya un nuevo incumplimiento.

2. Reconocimiento de la deuda.

Obligatoriamente, el documento debe partir por un reconocimiento de la deuda por parte del deudor. Aunque pueda parecer una obviedad, es muy importante que el documento recoja un reconocimiento expreso de la cantidad adeudada ya que en caso de posterior incumplimiento, si fuera necesario acudir al Juzgado, el deudor no podría discutir la existencia de la propia deuda (por ejemplo no podría alegar defectos en la mercancía, falta de entrega, etc…)

3. Exige un calendario de pagos.

Los aplazamientos de pago no deben quedar indefinidos o indeterminados. Al contrario, es aconsejable que, con arreglo a las posibilidades reales del deudor, en el acuerdo que firmemos se recoja un calendario concreto de pagos haciendo constar fechas e importes.

4. Indispensable: la cláusula de vencimiento anticipado.

Es totalmente imprescindible que ese acuerdo, además del reconocimiento de la deuda y del calendario de pagos, contenga una cláusula en la que se prevea que, en caso de incumplimiento de uno o varios de los plazos de pago, el acreedor quedará facultado para reclamar judicialmente la totalidad de la deuda.

Esto permitirá que, en estos casos, podamos reclamar de forma ágil el saldo pendiente de pago si nuestro deudor se ve imposibilitado en cumplir el calendario de pagos.

5. Si es posible: Garantías…

En función de las condiciones en que se renegocie la deuda puede resultar conveniente exigir al deudor algún tipo de garantía que nos dé mayor seguridad.

Estas garantías pueden ser tanto bancarias (aval bancario) como personales (aval personal del administrador o de los socios) dependiendo de cada supuesto.

En definitiva si nos encontramos frente a un impago en el que el cliente deudor ofrece renegociar la deuda, la empresa no debe perder de vista estas cuestiones y contar con un adecuado asesoramiento jurídico.